Estimados compañeros y compañeras:

Nos dirigimos a vosotros para comentaros lo que está pasando y para evitaros cualquier mal trago o alguna aún evitable sanción.

En los últimos días, quizá semanas, nos reportan visitas de la inspección de trabajo, a diario, a muchos de nuestros centros y oficinas para comprobar que NADIE permanece en los mismos pasadas las tres de la tarde.

Podríamos detallaros las múltiples localidades de la región desde las que diferentes compañeros y compañeras simpatizantes y amigos de APECASYC nos están contando lo que sucede.

En todos los casos, de entrada y en espera de que siga el procedimiento administrativo, se pasa un muy mal rato. Llamadas a zonas y desde zonas, salidas por puertas traseras, desalojo de oficinas cercanas que son avisadas por si acaso sigue la redada… Lo que sí podemos confirmaros es que, si bien antes las llegadas rondaban las cuatro de la tarde, ahora mismo, nos reportan inspecciones anteriores incluso a las tres y cuarto.

Así que imaginad cómo está la inspección de trabajo de contenta con la realidad diaria que se da en nuestros centros.

De la misma manera que llevan años haciéndonos cambiar de forma de trabajo y diciendo que nos hemos de adaptar, va a ser cierto que hemos, personalmente, de adaptarnos a esta otra realidad: Lo que te pase fuera de hora, te pasa a tí. El banco nunca te manda hacerlo.

Por favor, mucho cuidado.