Una vez conocida la sentencia que nos ha dado la razón y sin entrar al detalle de su interpretación que, por lo que vemos, lo que unos es barba, para otros pelusa (a ver cómo les salen las cuentas para debernos sólo seis millones de euros en lugar de los más de sesenta que habrán de abonarnos), deciros que el Tribunal Supremo la remite de nuevo a la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, que será la que la haga cumplir finalmente.

Comoquiera ya nos conocemos de lejos y vista la primera reacción a nuestro juicio improcedente y manifestada por escrito en su Intranet, es posible que la lucha haya de continuar, reclamando individualmente y a través de un sindicato las cantidades dejadas de percibir.

Ni que decir tiene que, máxime cuando nuestras actuaciones han permitido la anulación de aquel ERE ilegal (no creemos que los sindicatos condenados por atentar, precisamente, contra la libertad sindical puedan hacerlo), APECASYC se presta a representarte para la reclamación de tales cantidades. Para todo ello hay tiempo y lo haremos teniéndote puntualmente informado/a.

Hemos ganado. Ahora hay que rematar la labor. Seguimos.