Como es lógico, y ante las prisas que, años después, les entran a otros para hacer ahora los cálculos, como sabes, si te estamos representando en la ejecución colectiva, ya te pedimos (y, en casi todos los casos, nos has dado) los datos económicos que hacen falta para calcular lo que te deben. Hemos de decirte que, además, están en una hoja “smart” que añade, diariamente, los intereses que nos van a tener que abonar los malos pagadores.

 

Con ésto, queremos tranquilizar a quienes reciban informaciones que, a modo de serpiente de verano, difundiesen organizaciones firmantes y no firmantes, muy ocupadas ellas en lo que hace años ya nos ocupó a otras: calcular el pastizal que te han de tener que devolver.

 

Cosa distinta serán los aspectos de procedimiento judicial: si nos mandan a reclamaciones individuales (que, por cierto, sería por que otros, y no nosotros, no individualizaron entonces lo debido), habremos de informaros enseguida. Pero los cálculos, tú lo sabes, ya los tienes hechos. Recuerda que hasta te pedimos entonces que imprimieses las nóminas en evitación de la que éstos podían liar y liaron: el borrado de las mismas de la Intranet corporativa. Por supuesto,  si no lo hiciste entonces o te planteases demandar ahora caso de tener que presentar reclamaciones individuales, no demores hacerte con tu documentación. No lo dejes.

 

Mientras, te recordamos que seguimos esperando el auto que ha de dictar la Audiencia, en el que estaríamos más confiados si todos hubieran hecho los deberes y los cálculos entonces. Pero es lo que hay. Y eso ya no puede cambiarse.

 

Por eso, aún cuando, ansiosos, te echen a leer documentos de campaña o te cuenten en directo que hay prisa para algo, como ya nos lo diste, tranquilidad.

 

Has de saber que estamos en ello y a ello y, ante cualquier necesidad, te contactaríamos de inmediato.

 

Un saludo.