REFLEXION SIN IRA

Este comunicado no puede ser de otra manera mas que una “Reflexión sin ira” y no puede
ser de otra manera porque la experiencia nos demuestra que hay veces en las que no se
puede decir todo lo que una persona siente o lo que a cualquiera de la plantilla le gustaría
decir o expresar, como dicen los montañeros refiriéndose a la montaña. “La prudencia es
siempre la mejor Consejera”.

Dicho esto no podemos dejar de expresar nuestro malestar y el de toda la plantilla de Caja
Cantabria porque una vez más nuestro Consejero Delegado de Liberbank Sr. Menéndez y
como no, el máximo responsable de Caja Cantabria en el mismo, D. Eduardo Zúñiga, que a
todo dice amén o al menos nunca dice que no a las propuestas de Liberbank, juegan con
nuestro horario, con nuestro salario, con nuestro tiempo para la familia, con nuestra salud,
con nuestro tiempo para montar en bici, viajar, o simplemente, como no decirlo, para lo
que nos dé la gana.

El jueves 26 de Junio se comunica a algunos sindicatos, desconocemos si otros, ya lo
sabrían dado que son colaboradores de la entidad, de la decisión de cerrar durante el mes
de agosto 70 oficinas de Liberbank, 18 de ellas en Cantabria, mientras que otras siete, total
25, verán reducidos sus días de atención al público.

Curiosamente además, y son ya demasiadas casualidades, se da el caso de que la
Comunidad más afectada es Cantabria y eso que personalmente se nos había manifestado
en su momento que Cantabria estaba bien dimensionada en cuanto al personal y de esto
una vez más, nuestro máximo representante de Caja Cantabria, Vicepresidente 2º de
Liberbank o de Manuel Menéndez, Sr. Zúñiga ni tiene nada que decir, ni tiene nada de que
informar a la representación de la plantilla ni a la propia plantilla en general.

Consideramos que estas actuaciones van encaminadas a tantear el terreno para, en un
futuro cercano, desmantelar o al menos diezmar la Red de Oficinas, en perjuicio de
nuestros clientes y de nuestro negocio por una parte y de la plantilla que una vez más será
trasladada “temporalmente” de una Oficina a otra, con un aumento, no compensado, de su
horario, porque, no nos engañemos, las oficinas de no atención al público tienen cajeros
que atender y clientes que en algún caso se trasladaran o nos abandonarán, vaya usted a
saber, todo ello dentro de lo firmado por quienes nunca debieron de plegarse a estampar
su firma, dentro del límite, ampliado, de 50 Kilómetros, los mismos que manifestaron su
satisfacción porque el ERE firmado por segunda vez no fuera anulado en su totalidad por la
Audiencia Nacional o quienes ahora respirarán porque la empresa consiga que acepten su
recurso a la anulación del primero lo que conllevará a retrasar el pago de lo que nos
adeuda hasta que la Sala del tribunal Supero se pronuncie.

Pero si no podemos estar conformes con lo anterior, menos podemos dar nuestra
conformidad, eso lo dejamos para quienes conforman el Consejo de Administración de
Liberbank, cuando nos dicen tener el convencimiento de que apoyaremos esta iniciativa
que redunda (dicen ellos) en beneficio de la plantilla, y también de la Entidad, al poder
compatibilizar la atención adecuada, con el disfrute de vacaciones de los empleados……

Curioso que nombren o parezca que se preocupan de las vacaciones de los empleados y
empleadas de la Entidad cuando resulta harto sabido, al menos en Cantabria, los problemas
que hay para el disfrute de las vacaciones, la tardanza en comunicar la conformidad a las
mismas comunicación, que en prácticamente ningún caso, es con los dos meses de
antelación reglamentarios.
Vacaciones aparte parece que se quieran reir de la representación laboral; ¿Cómo vamos a
apoyar algo con lo que, en principio no estamos de acuerdo?.

Se olvidad una vez mas, de forma deliberada, de informar con antelación, de negociar con
antelación, de sentarse en una mesa a discutir las decisiones a tomar y lo que es más
grave, Los sindicatos culpables, aquellos quienes se avinieron a firmar el ERE, olvidan o se
hacen los olvidadizos de lo que ellos mismos firmaron y que dice:

I. COMPROMISO DE NEGOCIACION

“La vigencia del presente Acuerdo se extiende hasta el 30 de junio de 2017, sin perjuicio
de los plazos que para cada una de las medidas se contempla en el presente documento o
de la aplicación de algunos aspectos más allá de la citada fecha.

No obstante, y en coherencia y aplicación con lo establecido en la Cláusula adicional
segunda del vigente Convenio Colectivo de Cajas de Ahorro y Entidades financieras, las
partes se comprometen hasta la fecha señalada en el apartado anterior a que antes de
abordar cualquier proceso de reordenación o reestructuración de plantilla de alcance
colectivo, las partes promoverán la negociación con la representación de los trabajadores
de las medidas a adoptar”.

Queremos y debemos de aclarar que APECASYC, al igual que algún otro sindicato, no
hemos sido llamados para abordar ningún proceso, y este lo es, de reordenación y/o
reestructuración que afecte a la plantilla, como tampoco hemos sido llamados, ni tan
siquiera conocemos, porque no ha tenido a bien presentarse ni darse a conocer, a la nueva
Directora de Gestión de Recursos Humanos que sin embargo si parece se ha reunido con
los sindicatos firmantes.

Como se ve una vez más lo escrito y firmado por algunos no deja de ser papel mojado que
sirve para justificar el inicio de unas medidas y luego si no estás conforme ya sabes, al
juzgado o a la inspección de trabajo, no en vano somos una de las empresas con más
conflictos en vigor.

Decir que esta iniciativa que unilateralmente han acordado llevar a cabo, refuerza la
atención a la clientela en aquellas otras oficinas con plantilla reducida es pretender echar
balones fuera ¿Por qué hay oficina con plantilla reducida?, ¿acaso no era eso lo que
pretendían con el ERE?, ¿no han optado por la vía más sencilla, conseguir mayores
beneficios a costa de la reducción de plantilla, la reducción de jornada o la reducción
salarial en vez de incrementar la atención hacia nuestros clientes tratando de conseguir
mayor cuota de mercado, mayor negocio y mayores beneficios?.

Por lo tanto y al hilo de nuestro encabezamiento; Reflexión sin ira, una vez que
descartamos que las medidas anunciadas tengan algo que ver con la preocupación por la
atención hacía nuestros clientes y mucho menos que se haga pensando en el personal, en
el disfrute de sus vacaciones y mucho menos en su familia o en su tiempo de ocio y/o
descanso, tiempo que se encargan de limitar con reuniones cada dos por tres fuera de la
jornada laboral, nos lleva a reflexionar de que una vez más lo que se busca es un
abaratamiento de costes y como siempre con cargo al mismo capítulo, el del personal.

Es por ello que una vez más exigimos un cambio radical en las relaciones laborales que no
se base en el autoritarismo y el miedo, así como el fin de la censura sindical y apoyaremos
aquellas medidas de presión que puedan tomarse en este sentido.

Menú de cierre