COMUNICADO A PERSONAS EN EXCEDENCIA PACTADA COMPENSADA

Conociendo la remisión de comunicaciones por parte de Liberbank a compañeros y compañeras en situación de excedencia pactada compensada, en el sentido de evitar su reincorporación a cambio de suscribir un acuerdo privado por el que, fundamentalmente, renuncian a cualquier cantidad (y ya veríamos si sólo la correspondiente al ERE anulado de 2013),

 

APECASYC INFORMA:

 

– En atención a la urgencia, hemos dado traslado inmediato del asunto a nuestro servicio jurídico, a fin de determinar el alcance de dicha propuesta de trueque.

– APECASYC no entiende sujeta a lógica económica alguna y por tanto entiende contraproducente esta, en la práctica, retrocesión de un acuerdo que la empresa suscribió con quienes con ella firmaron. Generalizando, no cabe en la lógica de Liberbank pagar el 100% a quién haya suscrito acuerdo para cobrar sólo el 60%. Así que, no perdamos de vista esto.

– Lo que sí entra en la lógica de su forma de operar es introducir novedades “siempre a favor”. Causar intranquilidad e intriga y poner en tesitura de decisión forzada a quienes suscriben acuerdos con ella.

– Respecto a la suscripción de nuevos acuerdos, y quizás no los últimos, de forma individualizada y sin refrendo de acuerdo colectivo, máxime con estos antecedentes, no nos parece recomendable en absoluto realizar esta práctica. Ya conocemos que nada es para siempre. Que todo es susceptible de modificar y empeorar. La banca siempre gana. O eso pretende.

– Respecto a una posible vuelta al centro de trabajo de último destino, muchos sabemos que es cuestión “no posible” ya que se han encargado, en cierto territorio, de deshacer todo cuanto han podido. Y recordamos que la vuelta a cualquier otro centro, aún supondría más gasto y posibilidad de que la persona empleada solicite importante compensación económica, caso de no aceptar el traslado. Según el caso, el banco sale mucho peor parado que no habiendo reincorporado. Así que a valorar qué hay de cierto o factible de tal amenaza de reincorporación forzosa.

– Finalmente, otros efectos colaterales: ha habido multitud de traslados con la sola justificación de que en algún territorio “no hay sitio”. La reincorporación supone anular sed falaz argumento, sólo sustentado en el empeño enfermizo de destrozar y patear todo lo que no se considere como producto patrio.

No queremos extendernos más ahora. Sólo que estés tranquilo o tranquila. Que ya estamos en marcha hace días porque eso de las reincorporaciones no nos parecía más que otra de sus “palancas” para que la banca siempre gane.

Y ya saltó la liebre. Ahora toca cazarla.

Menú de cierre