ANTES QUE ESLABONES SEAMOS PERSONAS

ANTES QUE ESLABONES, SEAMOS PERSONAS:
En medio de este esquema piramidal que parece ideado desde el pico del pajarito, donde cada uno oprime al de abajo mientras está más bien preocupado por agradar al de arriba, ciertos miembros-escalón, ora territorial, ora zonal, ora UGEtero/a, meten la pata personalmente y en general por exceso, exponiéndose absurdamente a medirse no ya ante su respectivo y amado jefe de turno, sino ante la propia administración, sea ésta laboral o de justicia, ante la que, ya lo saben, caso de fallo en su contra, la empresa, desde el pico a la base, dirá que nadie le ha mandado presionar de tal manera, presuntamente injusta y quedará solito o solita con su personal e intransferible plumero al descubierto.
Por si alguien viene de nuevas y no lo conoce, APECASYC afirma que la plantilla de Caja Cantabria, durante décadas, con profesionalidad y dando a la clientela una confianza que ahora hay quien parece empeñado en hacer perder, “mojó la oreja” sistemáticamente al todopoderoso banco santanderino, triplicando, incluso, su cuota de mercado. Imaginamos, a la vista del alarde organizativo que ahora conocemos y de sus espectaculares medios informáticos _esos que disfrutamos a diario_, que, en Asturias, otros lograran hacer lo mismo con el _casi igual_ de todopoderoso Banco Herrero.
Toda nuestra solidaridad con quienes, en cada oficina y en cada despacho, siendo llamados directivos, están sometidos a diario a lo insoportable y habiéndose llevado, además, un infame recorte salarial asestado por los firmantes, encima han de soportar tarascadas lanzadas de arriba abajo.
Que sepáis que os sentimos como lo que siempre habéis sido: nuestros compañeros y compañeras de Caja Cantabria. Y que trabajamos sin pausa por acabar con esta injusticia y por hacer valer nuestra condición de plantilla de profesionales y personas adultas. Que todas y todos lo somos. Y que, como tal, se nos trate. Siempre con respeto personal y profesional, que, en lo tocante a eso, nunca nos valdrá excusa alguna. Que en el trato entre personas o se tiene educación (esa que ni se compra ni se alquila, sólo se tiene o no se tiene) o se rompe la baraja.
Y lo vamos a lograr porque más que en ello, estamos con ello

Menú de cierre