LITISPENDENCIA

Ya tenemos otra palabra de moda en este largo peregrinar por los juzgados para recuperar lo que es nuestro.

El vocablo, en palabras llanas, básicamente supone que, como hay otros juicios pendientes, no se termina uno hasta que no se conoce el resultado del otro.

Y es que la Audiencia Nacional ya nos ha hecho llegar el Auto de la vista que nos mantuvo en Madrid el día 29.

Pues bien: en base a los argumentos de la empresa que bien fácil lo tuvo apoyándose, de un lado en tres circulares de CCOO que nos devolvían a las medidas unilaterales de antes del ERE anulado y de otro, por la interposición, que le ha venido al pelo a la empresa, por parte de otros dos sindicatos de un nuevo procedimiento_ que se verá el 1 de Junio_, para dirimir si se aplicarían las unilaterales o las condiciones previas al inicio de todo esta infamia, su señoría nos emplaza a esperar a la resolución de dicho nuevo procedimiento.

O sea, que con su recurso correspondiente, vuelta también al Supremo y vuelta la burra al trigo,  pues, como hemos podido comprobar, otros dos añitos para que nos den lo que es nuestro.

Bien sabéis que APECASYC, partidario del sindicalismo “practicista” y fuera de esa absurda carrera publicitaria que algunos y algunas emprenden para ver quien toca más veces la pared del juzgado, no ha interpuesto nuevas demandas cruzadas en evitación, precisamente, de que Liberbank tuviera pie para demorar más y más el pago pero, la realidad es la que es y tendremos ahora que hacer constar que somos parte interesada, por supuesto en defensa de los intereses del amplio colectivo de compañeras y compañeros que confian en nuestra Asociación para acabar con este culebrón en el que, hasta ahora y de momento, sólo gana quien ha dejado de pagar.

El patín de la sentencia inicial había de resolverse. Y habrá de hacerlo. Pero, de momento, sea por protas, acelerados, arrogantes o simplemente,como decía la abuela, porque “será que tiene que ser así”, les han puesto la excusa perfecta para no acabar todavía: “Así que, ahora, se vuelven ustedes a esperar”.

Por nuestra parte _ y no todo el mundo lo ha tenido presente_ recordamos que cuanto más esperemos, más dieces por ciento llevarán esas esperas. Tanto es justo.

Menú de cierre