FIRMA DE CIRCULARES

Firma de circulares

     Continúa la estrategia de hacer que las cosas sean más importantes que las personas y exculpar de cada cosa al edificio de piedra aunque sea a costa de inculpar a quienes lo habitan. En tal sentido, ahora recibimos orden, de palabra, de rubricar cada circular que se nos presente.       Ante la nueva situación, te recomendamos que por supuesto firmes sólo cuando la hayas leído y comprendido y, si no te es posible leerla o comprenderla de buenas a primeras y en su totalidad, estampes una antefirma tipo “recibido pero no leído”.  Seguimos tras los causantes.

Menú de cierre