DE ERE EN ERE Y SIEMPRE A LOS MISMOS

 

Finalizada la reunión de toma de contacto con la empresa de este lunes, iniciando el denominado periodo informal y limitado en el tiempo previo al periodo oficial de consultas, estamos en condiciones de ordenar lo que en ella, básicamente, ha sucedido:

Como es natural, el convocante (el que se quiere ahorrar el dinero proponiendo un acuerdo), toma la palabra, con portavocía de su bufete de abogaos (el habitual) y nos cuenta que todo ha cambiado mucho, que la gente ya no vive realmente, sino, por lo visto, sólo lo hace virtualmente, y que todo lo hace básicamente por Internet. Y que no necesitan oficinas. Esa parece ser la excusa esta vez: que ya no hay colas de esperas en la oficina, que vamos sobraos de tiempo y que, incluso con el atroz ERE en vigor, (modo irónico on) nos sobra tiempo hasta para limarnos las uñas. Lo habitual, vamos, en el día a día de nuestras oficinas (hasta aquí el modo irónico, que maldita la gracia que hace comulgar con semejantes ruedas de molino).

Entonces, como quieren proponernos un ahorro de sus costes a costa de lo nuestro, y cuela muy mal, de primeras, descolgarse del convenio, no aportar al plan de pensiones, quitarnos lo de los hijos y demás, pues lanzan a continuación la parte  gorda de la propuesta:

  1. Que van a ofrecer bajas incentivadas hasta un total de 525 personas. Que la idea es que sean voluntarias (mete-saca de puñal para después decir que si no se cubren con voluntarios pues que, hasta esa cantidad, ya irán despidiendo).

Estas bajas, dicen, están pensadas para el personal nacido en el 56, 57 y 58 (recordemos que todo el colectivo ha podido apuntarse a varias de las propuestas anteriores y no lo habría hecho). Y que se oirían propuestas de adhesión voluntaria de personal de cualquier año de nacimiento.

  1. Reducción de jornada y salario del 10,04 al 13,56% (las que se fijaron en su momento según los horarios de cada caja de origen) y durante los próximos dos años y medio (hasta 31.12.19). En la red de origen Caja Cantabria, la reducción sería del 11,34%. Recordemos que, ese porcentaje equivalía a una jornada de trabajo que, del 1 de Junio al 30 de Septiembre, se hacía de 8,30 a 14,30 y el resto del año, de 8,30 a 15 , sin jueves tarde. No habría días libres e inexorablemente, que es a lo que van, equivale a guindarnos el 11,34% del sueldo en la red origen Caja Cantabria y hasta más en el resto.
  2. Abierta ilimitadamente la movilidad geográfica en las condiciones que ya tenemos y recogidas en el acuerdo del 3.1.11.

 

Se hace mención a que dependemos demasiado de gastos e ingresos extraordinarios. Que gracias a las operaciones no recurrentes es por lo estamos en beneficios. Que si no, estaríamos en pérdidas. Auténtico intento de aderezar, de paso, con supuesto asunto económico una amenaza de ahorro de costes, a costa, otra vez, del personal. La realidad es, y lo sabemos bien porque somos profesionales del medio, que, por estar en bolsa, hemos de rendir cuentas trimestralmente y, dejando aparte que incluso se han pagado en ocasiones hasta dividendos, resulta que nunca salen pérdidas. Vamos, que desde la endiñada de diciembre del 13 en que se agarraron a todos los activos tóxicos para dar puntualmente pérdidas y justificar el larguísimo ERE, no ha vuelto a haber pérdidas. Y es imposible que los beneficios declarados trimestralmente sean un engaño. Que no lo son. Que nos lo expliquen.

 

Después hemos intervenido cada grupo para hacer una primera valoración de urgencia. Lamentando que haya grupos que, haciendo gala de un mal gusto exquisito, ya empiezan a hablar más de los demás que de sus propias propuestas, e  independientemente de que ya hemos descubierto posturas comunes que, a nadie sorprenden, del ya conocido tridente firmador, nos referiremos sólo  a nuestra opinión que se ha basado en la exigencia primaria e inexcusable de mantenimiento del empleo, la solicitud de presentaciones económicas separadas (entendemos hemos de negociar dentro de Liberbank,S.A., sin otras empresas del grupo que, supuestamente, están en condiciones de partida y resultados mucho peores), y abogamos por una mesa de negociación propia de Liberbank, S.A. (como hace, básicamente, todo el mundo).

 

La empresa no dio contrarréplica dado que, de lo que trata sólo, es de acumular reuniones, aunque fueran de diez minutos, para intentar demostrar su buena fe en la negociación. Para ello, ya esta misma semana, hay otras dos, día sí y día no: el miércoles y el viernes. Aunque lleguemos a acumular más kilómetros en coche propio que el baúl de la Piquer, allí estaremos a la hora que sea. Unos días tocará levantarse a las 7 y otros a las 4. Y volver después que hay que seguir currando.

Pero allí nos tenéis. Fijo.

En las próximas reuniones exigiremos se nos facilite la información que entendamos necesaria para estudiar el expediente como se merece. A priori, sabemos que las cifras y las formas van a dar muchas vueltas y contribuiremos a que sea para mejor. Habremos de vigilar no sólo a los de enfrente sino a quienes, esta vez no, no pueden, por muy apalabrados que tengan los acuerdos, “olvidarse” de recordar que la movilidad geográfica del Convenio son, máximo, 25 kilómetros, o que tiene que haber garantías en favor de la plantilla como que, a quien le tocan el bolsillo no se le pueda, además, ni ahora ni nunca, multiplicar sus gastos ni lo que le cuesta ir a trabajar.

Y tantas y tantas cosas que siempre dejan deliberadamente abiertas a criterio de la empresa. Esas que sabes que siempre se interpretan hacia el mismo lado. Esperamos y deseamos, por tanto,  responsabilidad. La misma que tenemos aquellos que, cuando hablamos sobre medidas, estamos poniendo cara a las mismas, pensando en ti y en los compañeros de al lado. Porque os conocemos trabajando y os tenemos tratados. Y, por supuesto, por cierto, pensando también en los mal llamados y ya muy maltratados directivos, compañeras y compañeros que, en todas las oficinas, han metido más horas de sufrimiento que las que caben en cabeza humana, mientras recibían durante años, encima de aquello, el mayor de los palos económicos asestado por otra de las firmas de los compañeros liberados de turno.

De todo, como siempre, os seguiremos informando

 

Menú de cierre